Mujer emprendedora ¿Es posible?

Uno de los grandes obstáculos para el emprendimiento es la incertidumbre que conlleva salir de la zona de confort, estar fuera del campo laboral o simplemente la falta de consciencia sobre la preparación y dedicación que se necesita para crear una empresa, elementos determinantes para la prosperidad de un proyecto de esta índole.

Como mujeres el desafío puede llegar a ser mayor debido a que, a pesar de los avances con respecto a la igualdad de género, todavía hay mucho camino por recorrer.

“Para algunas mujeres el éxito es ver a sus hijos en el festival disfrazados de pollitos y para otras el éxito es facturar millones de pesos. Todo depende de las expectativas de cada uno y por eso es importante saber qué quieres”, asegura Ana Víctoria García, MBA por la Universidad Anáhuac y fundadora de la aceleradora de negocios Victoria 147.

Por lo que es importante poner en perspectiva varios puntos.

  • Las mujeres no creen que puedan destacar:

Específicamente en nuestro país es un tema rasposo debido a la frecuencia con la que estamos acostumbrados a ver hombres al frente de grandes empresas y equipos de trabajo. Lo importante es saber que tenemos conocimientos diversos, la oportunidad de capacitarnos y comenzar a pisar con seguridad el camino que deseamos recorrer.

  • Las jóvenes emprendedoras se enfrentan al dilema de combinar su papel como empresarias y esposas. No hay cifras, pero la gran mayoría abortan su misión empresarial:

Es un reto alcanzar el éxito profesional y personal en todas las facetas de la vida. Lo más importante es definir qué quieres hacer, cada decisión tiene su consecuencia y hay que saber definir que oportunidades se deben dejar pasar y cuales aprovechar.

  • Los negocios son sólo para los hombres:

Falso. Las palabras género, suerte o edad no van con la mentalidad de una mujer emprendedora. Al tener independencia económica las mujeres podemos tener libertad, la cual implica la obligación de tener presente que las tareas tienen fechas de caducidad, que los negocios deben darle rienda suelta a la creatividad sin ataduras y que, si bien es cierto los horarios son volátiles, requieren de compromiso.

  • El fracaso les pega más a las mujeres que a los hombres:

Si no se prueba el dolor del fracaso, no se pueden probar las mieles del éxito. Acepta que no puedes hacer todo, permítete cometer errores y aprender de ellos, lo más importante es rodearse de un equipo adecuado, escucha, no tengas miedo a la retroalimentación y descubre tus habilidades y la de tu equipo para ser asertiva dentro de proyectos y decisiones.

  • Las emprendedoras son sensibles y fatalistas:

De nuevo nos encontramos con una aseveración prejuiciosa. No te dejes llevar por los comentarios o comparaciones de los demás. Confía en tu perseverancia y trabajo arduo para llevar tu empresa al éxito.

 

 

La disciplina marca la diferencia entre un sueño y una empresa próspera. Un buen ejemplo de esto es Claudia Heredia co-fundadora de la empresa mexicana Kichink, quien lidera un portal en línea para vender todo tipo de productos.

Ella recomienda: “Atrévanse a emprender y diviértanse en el camino. Si te apasiona lo que haces vale la pena arriesgarse”.

Al interior de su compañía todo es diferente: “Aquí todos somos iguales. Por eso impulsamos iniciativas como tener una guardería para quien lo necesita, no importa si se trata de una mama o un papá”.

No aseguramos que comenzar un proyecto o empresa es fácil, solo hay que saber las herramientas que se necesitan para subirse al barco y llevarlo al camino del éxito.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s